Erizos de mar y muertos vivientes

Luz a luz, sobre la pizarra, tiza tras tiza se forma el borrón

Mis huesos están rotos de tanto rozar el abismo

Rojava y sus constelaciones fijan su posición en las murallas

La concupiscencia de miles de cerillas encendidas

me violentan hacia el éxtasis incólume de la verdad:

mi vida no vale nada, sólo la historia es importante.

—————-

Tener la lengua rota es una forma de expresión soterrada

que puede estallar en cualquier momento.

Joder, joder, joder, dónde estoy, la leche.

Todos esos muertos vivientes son escalones pedregosos,

lapidados por la rabia de una frase incomprensible

para la mayoría de las almas.

—————-

Soy un cadáver más en el camino del éxito compartido

Pero el sol llega por la carretera

y, quizás, no es el final si no quiero aceptarlo

Paroxismo de transhumancia y sí, y si fuera, sí

Tengo arena en los zapatos y ni siquiera dejé

las calles desoladas de vagabundos incuestionantes

Ya pensaré mañana en los erizos de las rocas de arrecife

Dejo, claramente, para otro momento

la suma o la multiplicación de las persianas a mi alrededor.

—————-

La bestia y el hombre, y digo hombre como si de una bestia se tratase

Yo no sé lo que es pensar si me ofreces probar

la vinoteca milenaria del cansado rotar

Te entiendo, pero, por favor, muere tú por mí.

En el último instante, cojo las joyas y me largo

como todos los cuervos que silbamos melodías que no son más que melodías,

pentagramas desarmados, impregnados de nido, desatados en grilletes,

pegadizos y, a la vez, levitantes como el humo de un vehículo que no frena nunca,

como de su destrucción condenada a evitar, a evitar,

a levitar evitando las nubes de polvo violeta.

Erizos de mar y muertos vivientes.

La lluvia de afuera

¿Cómo no van a llorar si siento el metal tan cerca y en todas direcciones?

Es lógico, juegan sin saber, desconocen las consecuencias de levitar

y, además, claro que juegan si justo enfrente existe la prueba

de que no están solos en la ingenuidad

y de que las manos pequeñas son atributo de muchos más seres

Los ojos abiertos hasta el final, borrachos de amarillo propaganda

Dejaron, se fueron, regreso al páramo donde me quedo desnudo a esperar el azufre

Soy yo y nadie más que yo, excepto tú quizás.

——————

La lengua germana es fea y densa como una habitación estrecha y sin cortinas,

prefiero una cueva morada de mil noventa murciélagos, rabiosos, xenófobos

Es ahora, cuando siento que mi bello facial se blanquea

y más necesito que salgas del río y me soples en la oreja: respirar.

——————

La ventana es irrompible, qué demencia

si me oyeran, estampados en los Alpes , al diablo con todo.

Se pudre mi piel bajo el elenco de máscaras que ningunean mi voz

Piensan que puede llamarse alimento o nutriente a todo lo que llega envasado,

resalta el eslogan lejos del aroma y nada tiene que ver con el momento

en que visto el pijama y veo vapores trepar de un crisol a la nada

y de vuelta al pijama.

——————

No lo saben, pero me siento como el busto de un guerrero

con mi cuchara de madera y generacional

Ya conocen, mi abuela y la abuela de su abuelo

Recuerdo el color humeante y que solía cerrar los ojos.

——————

Joder, esta distancia en mis hombros capada,

falta de libertad, no lo entiendo, tres puntos, qué demonios.

Parece que sólo me queda intentarlo.

Se ríe un bebé ante la mano de un extraño. Ahora sólo veo media mano.

Soy yo nadie más que yo, excepto tú.

Feliz Navidad/Ruedas

Morir, morir, morir,
para vivir más fuerte
morir para perder la piel, la carne y el hueso
sonríen por las mañanas, no dudan, los muertos
pero morir, ay, no gusta si se trata de morir

te maquillan por encargo, trabajadores explotados,
te maquillan con tiritas en los dedos,
con vendas en las fosas nasales,
te maquillan, te maquillan
no saben que respiras, que estás sumergido,
hundido en la crema que extienden tus manos
hasta dejar una fina capa de cristal y reflejos

Estoy tan cerca del núcleo, me siento morir,
protege mi esfinge, vienen aquellos que quieren matarme,
camino tan lejos que no sabría qué hacer hasta el último instante

El muerto es quien toma la forma del barro,
mis poros, esquirlas de visión tras visión,
pensamientos troceados en cuentos cardiacos,
la tela meliflua, flexible, dispuesta a torcer el rumbo del tiempo, me ampara…

Del otro lado

Tan altas como las montañas,
qué coño? Más aún,
porque te oigo,
como un murmullo disperso, untado sobre la herida…

Y es que el tiempo ha pasado, joder
como los ejércitos por mi paciencia,
llegué a creer que habíamos perdido,
aunque te miento,
las primaveras no llegan en invierno
eso es algo que tendré que asumir…

Las baldosas de París tienen, ya por fin, un refugio,
no queda suelo y percibo que tu ingravidez es mi ingravidez,
al igual que recibo tu sonrojo en arrebatos
y la escarcha pirenaica hiere mi piel,
que se arranca para visitar todos los rincones del planeta

Revolotear entre las antorchas antropomorfas para dejar de ser en soledad…

Solo a veces

Soy yo entre los hombres y las mujeres                                                                                        el objeto de mis sombras y mis luces                                                                                              Hablo con los animales y me contestan, aprendo cosas                                                              a veces ladro entre los hombres                                                                                              aullidos sordos bajo la Luna llena                                                                                                  Y me vuelvo menguante en sus respuestas                                                                                   solo a veces sus silencios me dicen algo                                                                                          solo a veces                                                                                                                                    el resto diálogos banales                                                                                                                Y solo a veces me nacen versos                                                                                                       que escribo en el aire haciendo círculos                                                                               buscando el equilibrio con lo que pienso                                                                                       Soy yo el que camina dormido                                                                                                        entre la multitud despierta                                                                                                            me apeo de los tráficos                                                                                                                   y espero el regreso de los que han ido                                                                                           Y han vuelto del mismo agujero negro                                                                                           que se traga en espiral los sueños                                                                                                Solo a veces los entiendo                                                                                                                 y con ellos comparto lo que siento                                                                                                  Y solo a veces obtengo respuesta                                                                                                 de lo que callo, entre ladrido y maullido

Jorge Guardiola

Nunca y siempre

Estoy al borde de caer por el retrete,
en cualquier momento…
pero tengo un monstruo dentro

de piel suave y arañazos en la boca y en los labios,
en busca de una marmita que intoxique las esferas…

me levanté y toqué el suelo con mi piel desnuda,
qué pesadez, vida, deja de replicarte a ti misma…

Vuélcome, vuélcome sin mesura en cualquier cuenco
más aún si hubo llamas y las manos descendieron
para después ascender, sembrando de tactos el cuenco,
con motivos descuidados de esta pieza con caminos para contemplar

Doblo esquina y sopla el viento
pero a veces tengo la sensación
de que esta curvatura es infinita

Así de larga que me duermo en las tacitas de café
como un azucarillo tembloroso, me siento a esperar
en los bancos de una plaza cerrada, compacta, difícil de penetrar

Menos mal que a mi alrededor aún quedan hojas en los árboles,
porque llevo un monstruo dentro,
un monstruo que me abre el pecho con violencia,
con amor y con violencia, a las luces menguantes

Qué menos que el calor…
qué menos que soplar un dibujo violeta en tu oreja…
Si en cada traspié levanto sacos de arena…

Levanto sacos de arena, levanto sacos de arena,
y después… que me miro y soy el mismo…
la curvatura es infinita, cerrada, compacta, difícil de penetrar

Una mujer en Honduras

Más bonita que tú, asesino,
más lista, más amable y más sencilla,
con la tierra, negra, entre las manos,
con los ojos cerrados, con un llanto que germina,
y las tripas, sí, en su manos… y la vida

Te quedaste vacío y, por eso digo,
más alegres, nosotras, más lúcidas y más valientes…

Más comprensiva, ella,
más atenta que vosotros desalmados…
Supo ver, incluso muerta,
mirar la herida,
más mujer, más madre, más indígena…

Laberintos del ser o la nada

Desprovisto de orgullo                                                                                                               Pero en lo posible digno caminante                                                                                           por los caminos despojados de horizontes,                                                                                 laberintos del ser o la nada           

Recordar que solo somos humanos                                                                                               y no hacemos más que construir muros                                                                                     como si nos diera miedo la libertad 

Desprovisto de vanidad                                                                                                             Desnudo soy el David de mármol en la mente                                                                               que ve arrugarse el cuerpo                                                                                                         como se arruga el presente,                                                                                                           papel con versos adolescentes                                                                                                  Pensar que vivir no lo mide el tiempo                                                                                    aunque nos invadan de miedos 

Desprovisto de violencia                                                                                                                   porque tus palabras se cuelan en mis agujeros                                                                              y como gotas me riegan de raíz las ganas de crecer                                                                Amar es ir aún más lejos de tus lágrimas y sudores,                                                                 las acuarelas de colores que pintamos cada día.

Jorge Guardiola