Una marcha para el mundo entero, una marcha por los derechos del pueblo kurdo

cronica

Es una marcha que nunca olvidaremos, fuimos “todas juntas de caravana” con un mismo ideal y objetivo, compartiendo alegrías y fatigas, apoyo mutuo y consignas. Hace pocos días que todo llegó a su cénit con la manifestación final del día 11 de febrero en Estrasburgo, a la que acudieron cerca de 30.000 personas entusiasmadas y dispuestas a dejar huella. La inmensa columna de gente, encabezada por los grupos de activistas internacionales y marchantes kurdas y kurdos, inundó las calles de la ciudad y sede del Parlamento Europeo con dos reivindicaciones claras y estentóreas: la libertad inmediata de Abdullah ‘Apo’ Öcalan, primer referente del movimiento de liberación kurdo, y una solución política para Kurdistán.

El territorio kurdo se extiende a través de las fronteras de Turquía, Irán, Siria e Irak, en el punto de encuentro de sus extremos. Por mucho tiempo, el pueblo de Kurdistán ha sido vilipendiado y negado del ejercicio de sus derechos más básicos, como el de autodeterminación. Sus gentes han sufrido por la tiranía de los países ocupantes y luchado por la libertad y la justicia durante décadas. Hace ya 18 años que su figura más emblemática, Öcalan, fue capturado por el gobierno turco con la complicidad de Occidente y, desde entonces, continúa en prisión. Sigue leyendo

Erizos de mar y muertos vivientes

Luz a luz, sobre la pizarra, tiza tras tiza se forma el borrón

Mis huesos están rotos de tanto rozar el abismo

Rojava y sus constelaciones fijan su posición en las murallas

La concupiscencia de miles de cerillas encendidas

me violentan hacia el éxtasis incólume de la verdad:

mi vida no vale nada, sólo la historia es importante.

—————-

Tener la lengua rota es una forma de expresión soterrada

que puede estallar en cualquier momento.

Joder, joder, joder, dónde estoy, la leche.

Todos esos muertos vivientes son escalones pedregosos,

lapidados por la rabia de una frase incomprensible

para la mayoría de las almas.

—————-

Soy un cadáver más en el camino del éxito compartido

Pero el sol llega por la carretera

y, quizás, no es el final si no quiero aceptarlo

Paroxismo de transhumancia y sí, y si fuera, sí

Tengo arena en los zapatos y ni siquiera dejé

las calles desoladas de vagabundos incuestionantes

Ya pensaré mañana en los erizos de las rocas de arrecife

Dejo, claramente, para otro momento

la suma o la multiplicación de las persianas a mi alrededor.

—————-

La bestia y el hombre, y digo hombre como si de una bestia se tratase

Yo no sé lo que es pensar si me ofreces probar

la vinoteca milenaria del cansado rotar

Te entiendo, pero, por favor, muere tú por mí.

En el último instante, cojo las joyas y me largo

como todos los cuervos que silbamos melodías que no son más que melodías,

pentagramas desarmados, impregnados de nido, desatados en grilletes,

pegadizos y, a la vez, levitantes como el humo de un vehículo que no frena nunca,

como de su destrucción condenada a evitar, a evitar,

a levitar evitando las nubes de polvo violeta.

Erizos de mar y muertos vivientes.

La lluvia de afuera

¿Cómo no van a llorar si siento el metal tan cerca y en todas direcciones?

Es lógico, juegan sin saber, desconocen las consecuencias de levitar

y, además, claro que juegan si justo enfrente existe la prueba

de que no están solos en la ingenuidad

y de que las manos pequeñas son atributo de muchos más seres

Los ojos abiertos hasta el final, borrachos de amarillo propaganda

Dejaron, se fueron, regreso al páramo donde me quedo desnudo a esperar el azufre

Soy yo y nadie más que yo, excepto tú quizás.

——————

La lengua germana es fea y densa como una habitación estrecha y sin cortinas,

prefiero una cueva morada de mil noventa murciélagos, rabiosos, xenófobos

Es ahora, cuando siento que mi bello facial se blanquea

y más necesito que salgas del río y me soples en la oreja: respirar.

——————

La ventana es irrompible, qué demencia

si me oyeran, estampados en los Alpes , al diablo con todo.

Se pudre mi piel bajo el elenco de máscaras que ningunean mi voz

Piensan que puede llamarse alimento o nutriente a todo lo que llega envasado,

resalta el eslogan lejos del aroma y nada tiene que ver con el momento

en que visto el pijama y veo vapores trepar de un crisol a la nada

y de vuelta al pijama.

——————

No lo saben, pero me siento como el busto de un guerrero

con mi cuchara de madera y generacional

Ya conocen, mi abuela y la abuela de su abuelo

Recuerdo el color humeante y que solía cerrar los ojos.

——————

Joder, esta distancia en mis hombros capada,

falta de libertad, no lo entiendo, tres puntos, qué demonios.

Parece que sólo me queda intentarlo.

Se ríe un bebé ante la mano de un extraño. Ahora sólo veo media mano.

Soy yo nadie más que yo, excepto tú.