Óscar Reina, portavoz nacional del SAT: “En este sindicato no se rinde nadie ni dejamos tiradas a las personas”

Andrés Bódalo se ha convertido en uno de los símbolos de la lucha contra la represión.

Llegando a Madrid, he oído murmullos sobre un conjunto de jornaleros y jornaleras que han recorrido más de 300 kilómetros para luchar por la libertad de un compañero que ha sido injustamente encarcelado. No comerían hasta verlo y tenerlo, se decretaron en huelga de hambre y acamparon en la Plaza del Sol el día 15 de mayo. Cuando aterrizo en Barajas, se habían trasladado a la Plaza de Lavapiés, tras una entrevista con Manuela Carmena. En el campamento del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT), veo agolpada una multitud que curiosea e interactúa con las sindicalistas andaluzas. Algunas descansan y otras se encargan de atender a los medios, a la gente, recoger firmas, vender camisetas (buena tela, bajo precio) y garantizar el buen funcionamiento del campamento.

La plaza de Lavapiés recibe un sol que castiga y decenas de trabajadores y trabajadoras andaluzas reclaman la libertad de Andrés Bódalo, encarcelado el 30 marzo tras un proceso judicial plagado de irregularidades y con todas las pruebas en contra de la resolución adoptada. Piden firmes justicia, día tras día, mientras se mantienen a base de agua con limón, agua con miel o, incluso, agua con miel y limón. Es un grupo heterogéneo, desde personas mayores de extraordinaria vitalidad a jóvenes inquietos que destilan visión y compromiso, como la hija del propio Bódalo, María Victoria. Uno de esos jóvenes, Óscar Reina, tiene 25 años y es portavoz nacional y secretario general del SAT. Es una persona con un discurso justo, sereno y repleto de pasión y se ofrece para ser entrevistado con el propósito de profundizar en la valentía de un pueblo que lucha por su libertad y en la determinación de un activista como Andrés Bódalo y del grupo que pide su excarcelación. Sigue leyendo