Municipios del no-continente europeo contra el infierno del TTIP

DSC00715 Sigue leyendo

Anuncios

Del otro lado

Tan altas como las montañas,
qué coño? Más aún,
porque te oigo,
como un murmullo disperso, untado sobre la herida…

Y es que el tiempo ha pasado, joder
como los ejércitos por mi paciencia,
llegué a creer que habíamos perdido,
aunque te miento,
las primaveras no llegan en invierno
eso es algo que tendré que asumir…

Las baldosas de París tienen, ya por fin, un refugio,
no queda suelo y percibo que tu ingravidez es mi ingravidez,
al igual que recibo tu sonrojo en arrebatos
y la escarcha pirenaica hiere mi piel,
que se arranca para visitar todos los rincones del planeta

Revolotear entre las antorchas antropomorfas para dejar de ser en soledad…

Quemas, incendios y mafaldas

8448684360_69bd0040ba_o La segunda quincena del pasado mes de diciembre estuvo envuelta en llamas, que se lo pregunten a los equipos de extinción de la cornisa cantábrica y a los vecinos de la zona que atisbaron las columnas de humo y que huyeron de sus casas. Los datos oficiales registraron 396 incendios en Cantabria y 453 en Asturias, unas cifras que parecen altas y, de hecho, lo son, pero que no recogen los daños reales sobre la vegetación ni calibran la gravedad de la superficie quemada, que ronda las 10.000 ha en cada uno de los territorios autonómicos afectados. Estos son los hechos que han conmocionado a la opinión pública, las autoridades institucionales y los grupos conservacionistas han puesto el grito en el cielo y nadie pierde el tiempo, ya están buscando culpables.

Pero los estudios realizados en los últimos años demuestran que nada de lo narrado es nuevo y que cada invierno se quema el monte en el norte de la península ibérica. La estadística general que maneja el Ministerio de Agricultura revela que los episodios de incendios en invierno son tanto o más comunes que en verano, es más, el noroeste peninsular acumula el 63% de los incendios y el 46% de la tierra que se quema en todo el país. Eso sí, según señala la profesora Virginia Carracedo, de la Universidad de Cantabria, “no se abrasaba tanta superficie desde el año 1969”. Sigue leyendo