Nunca y siempre

Estoy al borde de caer por el retrete,
en cualquier momento…
pero tengo un monstruo dentro

de piel suave y arañazos en la boca y en los labios,
en busca de una marmita que intoxique las esferas…

me levanté y toqué el suelo con mi piel desnuda,
qué pesadez, vida, deja de replicarte a ti misma…

Vuélcome, vuélcome sin mesura en cualquier cuenco
más aún si hubo llamas y las manos descendieron
para después ascender, sembrando de tactos el cuenco,
con motivos descuidados de esta pieza con caminos para contemplar

Doblo esquina y sopla el viento
pero a veces tengo la sensación
de que esta curvatura es infinita

Así de larga que me duermo en las tacitas de café
como un azucarillo tembloroso, me siento a esperar
en los bancos de una plaza cerrada, compacta, difícil de penetrar

Menos mal que a mi alrededor aún quedan hojas en los árboles,
porque llevo un monstruo dentro,
un monstruo que me abre el pecho con violencia,
con amor y con violencia, a las luces menguantes

Qué menos que el calor…
qué menos que soplar un dibujo violeta en tu oreja…
Si en cada traspié levanto sacos de arena…

Levanto sacos de arena, levanto sacos de arena,
y después… que me miro y soy el mismo…
la curvatura es infinita, cerrada, compacta, difícil de penetrar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s