Solo a veces

Soy yo entre los hombres y las mujeres                                                                                        el objeto de mis sombras y mis luces                                                                                              Hablo con los animales y me contestan, aprendo cosas                                                              a veces ladro entre los hombres                                                                                              aullidos sordos bajo la Luna llena                                                                                                  Y me vuelvo menguante en sus respuestas                                                                                   solo a veces sus silencios me dicen algo                                                                                          solo a veces                                                                                                                                    el resto diálogos banales                                                                                                                Y solo a veces me nacen versos                                                                                                       que escribo en el aire haciendo círculos                                                                               buscando el equilibrio con lo que pienso                                                                                       Soy yo el que camina dormido                                                                                                        entre la multitud despierta                                                                                                            me apeo de los tráficos                                                                                                                   y espero el regreso de los que han ido                                                                                           Y han vuelto del mismo agujero negro                                                                                           que se traga en espiral los sueños                                                                                                Solo a veces los entiendo                                                                                                                 y con ellos comparto lo que siento                                                                                                  Y solo a veces obtengo respuesta                                                                                                 de lo que callo, entre ladrido y maullido

Jorge Guardiola

Nunca y siempre

Estoy al borde de caer por el retrete,
en cualquier momento…
pero tengo un monstruo dentro

de piel suave y arañazos en la boca y en los labios,
en busca de una marmita que intoxique las esferas…

me levanté y toqué el suelo con mi piel desnuda,
qué pesadez, vida, deja de replicarte a ti misma…

Vuélcome, vuélcome sin mesura en cualquier cuenco
más aún si hubo llamas y las manos descendieron
para después ascender, sembrando de tactos el cuenco,
con motivos descuidados de esta pieza con caminos para contemplar

Doblo esquina y sopla el viento
pero a veces tengo la sensación
de que esta curvatura es infinita

Así de larga que me duermo en las tacitas de café
como un azucarillo tembloroso, me siento a esperar
en los bancos de una plaza cerrada, compacta, difícil de penetrar

Menos mal que a mi alrededor aún quedan hojas en los árboles,
porque llevo un monstruo dentro,
un monstruo que me abre el pecho con violencia,
con amor y con violencia, a las luces menguantes

Qué menos que el calor…
qué menos que soplar un dibujo violeta en tu oreja…
Si en cada traspié levanto sacos de arena…

Levanto sacos de arena, levanto sacos de arena,
y después… que me miro y soy el mismo…
la curvatura es infinita, cerrada, compacta, difícil de penetrar

Una mujer en Honduras

Más bonita que tú, asesino,
más lista, más amable y más sencilla,
con la tierra, negra, entre las manos,
con los ojos cerrados, con un llanto que germina,
y las tripas, sí, en su manos… y la vida

Te quedaste vacío y, por eso digo,
más alegres, nosotras, más lúcidas y más valientes…

Más comprensiva, ella,
más atenta que vosotros desalmados…
Supo ver, incluso muerta,
mirar la herida,
más mujer, más madre, más indígena…

La práctica totalidad de los países se aúnan para llevar a los tribunales a la hidroeléctrica Desa y a personas de su entorno por el asesinato de Berta Cáceres

Por Evagar Agar

Esto no es verdad, pero debería serlo. Berta Cáceres es Tomás García, su compañero asesinado la semana anterior. Son los 43 desaparecidos de Ayotzinapa, es Daniel Humberto, Carlos Antonio Luna, Jeanette Kawas. Son los más de 100 activistas medioambientales asesinados cada año, los dos por semana y las continuas amenazas a sus movimientos y familias.

El mapa de densidad de este tipo de asesinatos señala los típicos países en vías de desarrollo perpetuo; no salen de ahí, es una franja asignada, un comprimido de riqueza subyugada a intereses ajenos que extorsionan y matan para que así siga siendo. Sigue leyendo