Plan B: clases magistrales, pero esperanza

DSC00008 Sigue leyendo

Anuncios

Laberintos del ser o la nada

Desprovisto de orgullo                                                                                                               Pero en lo posible digno caminante                                                                                           por los caminos despojados de horizontes,                                                                                 laberintos del ser o la nada           

Recordar que solo somos humanos                                                                                               y no hacemos más que construir muros                                                                                     como si nos diera miedo la libertad 

Desprovisto de vanidad                                                                                                             Desnudo soy el David de mármol en la mente                                                                               que ve arrugarse el cuerpo                                                                                                         como se arruga el presente,                                                                                                           papel con versos adolescentes                                                                                                  Pensar que vivir no lo mide el tiempo                                                                                    aunque nos invadan de miedos 

Desprovisto de violencia                                                                                                                   porque tus palabras se cuelan en mis agujeros                                                                              y como gotas me riegan de raíz las ganas de crecer                                                                Amar es ir aún más lejos de tus lágrimas y sudores,                                                                 las acuarelas de colores que pintamos cada día.

Jorge Guardiola

Helénica

Una apuesta desacertada,
como todo lo que duele
brilla con luz roja por un momento

¿Qué más queréis de nosotros?
Sois unos miserables
Esoterismos cuantitativos
La mierda más negra en las manos
La electricidad os alcanza sentados,
allá en las antípodas de la civilización

Esta erupción en la falla,
que supura vejez y enseña los dientes,
la soledad arrasó con todo,
el sur de la frontera es un circo de cadáveres

La corteza terrestre
que dormita en cajas fuertes,
sangre en los ríos y en los mares…

Y una papada que oscila entre pecho y pecho
las arrugas, cada vez más malvadas
motorcito que se acerca siseante

Ermitaños

Este manto blanco,
de luz apagada,
diminuto, me desangro,
cascada menguante,
pero esta sangre es miel
y recorre el asfalto como un
torrente de cerezas desquiciadas

Dulcemente aplastado,
hay un hueco en la pared,
veo tu mano,
arranco mis ojos y los lanzo
en persecución de algún tobillo distraído
mis brazos empujan, mas nada sucede
en este cofre de hiriente magnetismo

Todo es blanco como el calor más ardiente,
blanco como un escudo de luz
o como la nube comprensiva que se arrodilla a escuchar

Todo es blanco y las farolas son castigos
cuidadosamente colocados

Aplastado, duermo ahora para siempre

Divino jamelgo

Jamelgo que cabalga,
jamelgo que es palabra y llanto en carcajada,
que es pancarta cien veces manoseada
y se dirime entre la miel de la sabana
y la caricia de las brasas

Este jamelgo es muy particular,
sin profetas que lo tilden de jamelgo
ni promesas siderales

Aún así, siempre está en órbita
es un jamelgo espacial

Una vez por cada luna,
viste cirios en las orejas
que parecen cornamenta…

Es entonces cuando los tiranos
se abofetean sumidos en el pánico,
y el jamelgo masticando sus seguros,
disfrutando de la fibra umbilical

Dios mío! Que alguien pare a ese jamelgo!
No se puede, pareciera que fuese un caballo salvaje
Este jamelgo no es un jamelgo cualquiera
y siento que todo lo que pensamos saber es mentira

Todas van al cielo

No pude ni balbucear adiós,
qué señora más grosera que te vas sin avisar
con el mundo en las caderas
con la memoria limpia
y la mirada trémula
que busca y busca sin cesar

No hubo más,
inquieta, no hubo más brisa que una cesta,
tu compañera derramada por los suelos,
compungida en un abrazo más allá del tiempo,
temblad juntas, temblad

No sé si pude,
pero ella parecía un río de sal,
un río que fluye absorto
en un valle de muerte…

Valiente guerrera, te vas sin avisar,
ni cadenas, ni enfermedad, fue la muerte,
tan hermosa, tan perfecta,
tan vil, tan abyecta,
fue la muerte pura, una lucha gloriosa,
curiosidad, curiosidad…

Picaresca, titiritera de las basuras,
menudas risas y jaleos por donde pasabas,
inteligente y cabrona,
perdónanos porque no sabíamos lo que hacíamos…

Volveremos a este sitio,
siento tu fuerza en este lugar…